Transición en la iglesia

UNA TRANSICIÓN:
Un cambio en la iglesia comienza…con algo tan sencillo como es la posición física en como se colocan las personas en la reunión.
Solo el cambio de una fila (espectador) a un círculo, sitúa a alguien en una posición/actitud activa y en un marco que le posibilita la participación.
Esto quiere decir que ya no habla solo uno, sino todos, esto indica que todos son importantes, al margen de la función, dones o madurez de cada uno, de esta manera se les está involucrando intencionalmente en un foro abierto no elitista y por lo tanto el Espíritu Santo puede interrumpir y usar a cualquiera, en una reunión abierta y no cerrada por un guión, no académica sino relacional, dándole un carácter informal
Lo que subyace en el fondo de este cambio de posición, es un sentido de comunidad, la expresión de una familia, que desea estar junta y compartir, inclusiva, no exclusiva.

Reactivando la iglesia:
La comunidad te da la palabra…y el oído, los unos a los otros
Una relación es recíproca
Una reunión activa, no pasiva.
¿Qué pasaría si todos “vinieran” a la reunión solo “a recibir”?
La comunidad te sitúa en la brecha, aquí la responsabilidad es compartida, ya no depende de otros, depende de ti también.

Esta entrada fue publicada en Iglesia Misional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s