El Movimiento de John Wesley

«La persecución nunca causó, ni tampoco
hubiera podido, una herida de consecuencias
graves al cristianismo auténtico. Pero el daño
más grande que jamás haya sufrido fue el golpe
recibido en la raíz misma de ese amor
humilde, benigno y paciente, que es el cumplimiento
de la ley cristiana, la esencia misma
de la religión verdadera, le fue propinado en el
siglo IV por Constantino el Grande, cuando
llamándose a sí mismo cristiano inundó a los
cristianos, y muy especialmente al clero de riquezas,
honores y poder. … Entonces comenzó,
no una era dorada para la Iglesia, sino una
edad de hierro.» (Juan Wesley: Sobre el misterio
de iniquidad)       Leer más… http://bit.ly/dUjnTA

Esta entrada fue publicada en Iglesia Misional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s